Este próximo 25 de Marzo hará dos años que me estrené como escort. Para mí es una fecha muy emotiva que no puedo dejar de celebrar y que me empuja a reflexionar sobre lo que significó este tremendo cambio en mi vida.

Una de las primeras cosas que me vienen a la cabeza es el contraste que ha habido entre lo que pensaba entonces que significaba ser escort y lo que he vivido en la realidad.

Nadie ha abusado de mí, ningún hombre ha representado a ese monstruo que tenía en la cabeza como imagen del típico cliente, no me he sentido una mala mujer ni he tenido la sensación de estar haciendo algo deliberadamente inmoral y ofensivo y tampoco he amontonado fácilmente una fortuna como creía que lograría (de hecho no he amontonado ninguna fortuna ni lo haré, ni de forma fácil ni difícil).

Por el contrario, he establecido contacto con personas magníficas y desarrollado relaciones que van más allá del simple intercambio sexo-dinero, me he sentido la mujer más sexy y bella del universo y he tenido la oportunidad de despertar todo ese erotismo que llevaba dentro y me quemaba por salir al exterior.

He podido hacer una exploración intensa en el terreno sexual, llegando a probar prácticas que nunca imaginé ni que existieran y haciendo a la vez que esas prácticas me llevaran a conocerme a mí misma de una forma profunda.

Me he sentido sola, sí, no voy a pintarlo todo de color de rosa, porque el estigma de la prostitución está ahí claramente bien anclado y a la que me despisto aparece para intentar desestabilizarme, pero siempre he encontrado a alguna compañera dispuesta a compartir su punto de vista y darme nuevas ideas y ánimos para continuar.

Y vosotros, los clientes…qué voy a contar de vosotros, queridos míos?? Diga lo que diga me quedaré corta, está claro, pero quiero intentar mostrar lo que habéis representado para mí.

Con vosotros he aprendido tanto, he vivido experiencias tan variopintas y conmovedoras que no puedo evitar emocionarme cuando me vienen algunas de las mil imágenes que guardo de vosotros.

Vosotros, queridos clientes, que también debéis deslizaros con muchísimo sigilo por estos mundos subterráneos escortiles, me habéis dado la oportunidad de recuperar un espacio que dentro mio estaba medio dormido, el erotismo. Me habéis acompañado hacia una recuperación de mi intimidad y me habéis mostrado los rincones más secretos de este excitante terreno que es la sexualidad.

Y recientemente, gracias al desarrollo de un nuevo proyecto que estoy intentando llevar a cabo, me habéis mostrado que en ocasiones, esta relación que hemos establecido, va mucho más allá de lo que pensaba.

Muchos seguirán pensando que una relación enmarcada en un intercambio monetario no puede desarrollar ningún tipo de vínculo emocional sano, o simplemente ningún tipo de vínculo emocional, pero que sigan con sus elucubraciones los que se mueven por los campos teóricos, yo estoy hablando de realidad, de experiencias vividas en primera persona, de hechos y no hipótesis.

Y la realidad es que la mayoría de mis clientes son personas muy humanas, me han tratado con muchísimo cariño y se han convertido en personas muy significativas en mi vida.

Gracias, mil gracias de todo corazón, especialmente a Búfalo y Julien.

Gracias también a mis compañeras, esas guerreras silenciosas con las que he compartido mis penas y alegrías, especialmente a Mar,  que ha representado en más de una ocasión un faro en medio de las tinieblas, mi mentora y guía, mi amiga y confidente y la escort que siempre hubiera querido ser.

Gracias a mi Lanita, la hermana pequeña que siempre hubiera deseado tener, mi compañera de aventuras, esa mujer que siempre es capaz de rescatar la magia de la vida y arrancarme una sonrisa. (Gràcies bonica, t’estimo!)

Gracias a la sureña sabrosona, que me ha enseñado a ver las  cosas con ese punto agudo de objetividad que tanto me fascina.

Gracias a mi community manager, que en más de una ocasión me ha rescatado de la ignorancia y me ha ofrecido sus sabios consejos (con esa voz que tanto me pone!!!!!!).

Gracias a mi fotógrafo y a su pareja, que han hecho de cada sesión de fotos una experiencia única y me han tratado como a un reina, desplegando toda su paciencia y ofreciéndome a la vez un trabajo excelente.

Gracias a los que movéis los foros, especialmente GuiaGeisha y ForosX, ya que para mí se han convertido en espacios de encuentro casi indispensables para aprender, contactar con otras escorts..etc.

Y sobre todo y por encima de todo gracias a mis amigxs y personas cercanas que me han dado la oportunidad de compartir mi secreto y lo han guardado con complicidad y cariño para protegerme, especialmente a MyDearest y a Ele, la luz de mi vida.

GRACIAS.

 

Deja un comentario